Goran Bregovic: Dios existe y es yugoslavo

May 14, 2008

Ayer presencié una escena paradisíaca, pero no del paraíso de Victor Sueiro, con angelitos y nubes de algodón, sino el cielo de verdad. Estuve en el concierto de Goran Bregovic.

A modo de pequeña introducción, les cuento que el músico en cuestión, es un yugoslavo, nacido en Sarajevo, que irrumpió en escena hará cosa de 10 años atrás, cuando comenzó a hacer la música de las películas del sublime director cinematográfico Emir Kusturica. ("Tiempo de Gitanos", "Underground", "Gato negro, gato blanco".

Más tarde Goran se hartó de que todos se acordaran de él en relación al cineasta, se abrió camino al andar solito, y le fue de puta madre al tipo.

La que relata llegó con la lengua afuera al Palacio de Congresos de Madrid, una hora antes de que empiece el concierto, previo extenso viaje en bus, metro y taxi, y consiguió 6 entradas para 5 argentinos y una gallega amiga. Así que nos conglomeramos los 6 protagonistas de este evento en la puerta, donde encontrarnos fue un pelín complicado, porque dos millones de tipos habían quedado encontrarse en la puerta del recinto.

Entramos exhaustos con la ilusión sudaca de que pasase alguno vendiendo chori, panchos o aunque mas no sea un cocacolero, pero no ocurrió.

Al rato el escenario se pobló de gente: 39 músicos en total, de los cuales: 12 pertenecían a violinistas polacos, 15 al coro masculino de Belgrado, 3 minitas eran las voces búlgaras del coro de Sofía, 7 trompetas (dentro de las cuales habría alguna tuba porque era más grande, que pertenecían a la Banda para Bodas y Funerales gitanos. Estos últimos, los mejores !!!!! Y los otros dos: Goran el master, y otro que llamaremos el pelado, por desconocer su nombre. Goran y el pelado cantaban y tocaban pandereta, guitarra, bajo, acordeón (igual que los refugiados de Kosovo), mini batería (a cargo del pelado pero sonaba como maxi batería) y un pequeño sintetizador. Háganse una idea de lo que puede representar todo esto a la vez!

Los tipos tocaron 2 horas y media y lograron lo imposible: que los insípidos europeos levanten los culos de sus asientos (que al principio pensé que estaban pegados con poxipol) y bailen a morir! Claro está que la sangre sudaca siempre en contra de la corriente, bailaba en las pasarelas del recinto, hacía el intento de cantar en búlgaro, croata o lo que carajo fuera, y revoleaba pañuelos cual ponchos de la Sole. Pero el resto de la gente estaba un poco acojonada, porque los guardias de seguridad cazaban del brazo a cualquiera que se desbordaba un poquito nomás.

Y que les voy a contar, que el tipo es un grande de verdad, humilde como pocos. Que nuestras vidas serán antes y después del concierto de Goran. Que uno de los argentinos presentes, el Chicho, músico mendocino, dijo que después de haber visto el recital, más vale se iba a dedicar a otra cosa, porque la música no era para él, y que quizás se ponga una tintorería.

Ahora si compañeros, me puedo morir tranquila. Ya he visto la cara de Dios... y es yugoslavo.

Foto cortesía de: http://www.goranbregovic.co.yu/home.htm

One Response to “Goran Bregovic: Dios existe y es yugoslavo”

  1. Cris Says:

    …ay! no entraba hace un montón! y me encuentro con EL!
    Yo también cuento con mi relato de un celestial “Broche balcánico”.

    Besos, amiga!!!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s