Londres para todo el mundo

January 26, 2009

Les cuento que estuve en Londres el pasado fin de semana. Yo iba con la idea de escuchar el famoso y tan ponderado “British English”, pero Londres está poblada de todo menos ingleses, o al menos, la mayoría de su población se compone de ciudadanos de todas partes del mundo. Por lo tanto, si, inglés hablan todos, pero con acento hindú, pakistaní, japonés, australiano, y tantos otros.

El viernes llegamos con el gringo a las tres de la tarde. Una suerte ir a Londres con un englishman, me ahorró tener que comunicarme parcialmente con la sociedad, y pude decir: llevá la valija vos que como sos rubio seguro que no te paran.

Ya en el aeropuerto uno empieza a sentir que para los europeos el mundo se divide en Europa y el resto. Cola vip para hacer aduana para los ciudadanos de la “Comunidad”, y tremenda cola eterna para mí (resto del mundo y encima argentina). Pero bueno, una vez sorteado este obstáculo, no problem.

Si me preguntan que me gustó mas de Londres, teniendo en cuenta que solo estuve allá durante dos días, les voy a decir que los autobuses y los taxis. Los buses son impresionantes: doble cabina, donde uno puede ir arriba en primer asiento y tiene vista panorámica de la ciudad a través del parabrisas. Y los taxis parecen coches de los años 40: los hay negros clásicos por un lado, y llenos de publicidad multicolor por otro. El preferido fue un taxi que estaba pintado como si fuera una vaca, y hacía propaganda de una cadena de heladerías.

Cabina de teléfono londinense

Cabina de teléfono londinense

El viernes salimos a romper la noche londinense con los amigos de Rod.
En primer lugar, la noche londinense comienza a las 7 de la tarde -a veces hasta comienza a las 5 o 6. Pero habíamos quedado en encontrarnos a las 7 pm en un pub ultra fashion.

¿Los amigos? Jane, una australiana que vive en Londres hace 5 años y por suerte ya habla mas como inglesa, así que logré entenderla bastante. David, el mejor amigo, otro australiano que también esta entre mis preferencias a la hora de dialogar. Sam, la novia de David, una inglesa (del norte) a la que era imposible entender un pomo porque hablaba con acento muy cerrado. Sam tiene una amiga que hablaba “poquititou español” porque había vivido en Granada durante un año. Digamos, que aprender Castellano en Granada es como ir a aprender inglés a Honolulu, pero en fin, al menos sabían decir “tortilla”.
Y el amigo Richard, un neo hippie australiano que vestía un pantalón de pata de elefante con sendas inscripciones de Led Zeppelin en cada ruedo. Rod dice que hasta un calzoncillo que tenga puesto Richard es mas caro que toda nuestra ropa junta, pero bueno, se usa ser hippie todavía en el nuevo milenio. La gran ausente fue Leslie la novia de Richard, alias Cindy Lauper porque es peluquera de estrellas de rock, y tiene el pelo hecho un desastre, de todos colores.

Así que imagínense el panorama de estar en un pub con la música al mango y tratando de entender una oración seguida, con la gente un poco pasada de copas, aunque fueran las 7 u 8 pm, todo el mundo le daba al vodka, al whisky y a lo que venga.

Un poco me decepcioné, porque, la puta, 11 años de estudiar inglés para no entender un carajo, pero en definitiva, son ellos que no se dignan a hablar el inglés de la reina, ¡joder! Nadie me dijo: “madame, would you please like a cup of tea?” como me vinieron enseñando todo este tiempo.
Conclusión, los institutos son el peor lugar para aprender un idioma, hay que mudarse a vivir al sitio y aprender con la gente, haciendo trabajo de campo como los antropólogos.

Otra cosa totalmente primer mundista: Uno va al baño de un pub y se encuentra el siguiente aviso. Una empresa de motos que te hace este servicio. Suponete que salís con tu auto una noche, y vas a tomar, -hasta el agua del río como hacen los británicos. Entonces, para no tener que volver a casa manejando en pedo, llamás a un número de teléfono y una empresa te va a buscar en una moto. La motito se pliega, se guarda en el baúl de tu coche, y un tipo te lleva a tu casa conduciendo tu auto. Luego que te dejó, te vio que le embocaste la llave en la cerradura y entraste, el tipo despliega su motito y se vuelve, previo haber cobrado no se cuantas libras. ¿Qué tal?

La noche terminó luego de una cena en un restaurante mongoliano -llamado Tiger Lil´s- donde uno podía elegir los ingredientes sueltos, llevarlos a un africano que estaba en la cocina a la vista de todos, los metía en una sartén al fuego, donde salía una llamarada tipo incendio, y te lo cocinaba. Ojo, que había que entender también el acento inglés africano. Por ahí vos pedías una salsa y te daban una mayonesa.

Para esto serían las 12 de la noche y nos vinieron a echar porque ya cerraban. Parece ser, que tanto los lugares para cenar como los pubs, cierran tipo 23.30 o 0.00 hs, y te rajan, sin ton ni son. Así que a esa hora todos los borrachos andan pululando por las calles, expulsados de los bares que están cerrando, previo haberse pedido 5 o 6 birras en la última media hora.
Una cosa rara, es que todos los bares y restaurantes tienen carteles que dicen “Thieves operating on this area, take care of your belongings” -algo así como chorros a la vista, cuiden sus pertenencias. No se si será que con eso espantan a los ladrones o que onda. Porque incluso en la calle, hay carteles luminosos con esta inscripción. Cosa de locos.

Ahora si, les cuento que uno va por la calle, por Picadilly Circus, Regent Avenue, Oxford Street o Carnaby street, y las limusinas pasan como si fueran Fiat 600 (que antigüedad). Y uno se da vuelta como diciendo “que lo parió Mendieta!”

Al día siguiente hicimos un city tour en uno de esos buses doble cabina turísticos, que tienen varios recorridos. Conocí el Big Ben, y es mas lindo de lo que parecía en los libros de ingles. El Tower Bridge y la Tower of London, que atraviesa el río Támesis. El edificio del Parlamento, el Palacio de Buckinham, la plaza de Trafalgar con el monumento a Napoleón, y algunas otras cosas.
Todo es lindo, armonioso, arquitectónicamente perfecto, con estilo, con gusto. Los negocios del centro están bien puestos, todo está bien diseñado.
Lo único es que la ciudad es un poco sucia. No se ven tantos cestos de basura. En este sentido, Madrid le pasa el trapo porque no hay ni un chicle pegado en la vereda.

Otra cosa impresionante que se me pasaba por alto. En un parque gigante llamado Hyde Park, los domingos, hay un espacio llamado “Speakers corner” (o la esquina de los que hablan). Acá, cualquier hijo de vecino se lleva un banquito o una escalerita y empieza a dar un discurso sobre el tema que se le cantan los cojones. Desde el origen del universo, pasando por las consecuencias de la globalización, siguiendo por religiones varias. Es más, probablemente si iba yo también con mi escalerita y me paraba en el último escalón, hablaba a la multitud diciendo que era la nueva Mesías, seguro que conseguía algún fan.

Lo raro, es que la gente se engancha con esto, y no saben las huevadas que se escuchan ahí. Y la masa se congrega alrededor de las escaleritas con sus ídolos de barro hablando de cualquier imbecilidad, y les preguntan cosas, acuerdan o desacuerdan con las mil y una teorías sobre este mundo chiflado. Y nadie se cuestiona si el que está de conferenciante se dio con LSD diez minutos antes o se bajó tres litros de whisky. Toda palabra dicha tiene carácter de verdad.

Más allá de los buses y los taxis, les digo, me encantó Londres, volvería una y mil veces, a recorrerlo bien, en profundidad. Creo que lo mas copado es su pluralidad de culturas interactuando entre sí. Hay miles de comidas para elegir, centenares de músicos de distintas ondas para ver en vivo, arte por todos lados y de lo que quieras, gente multifacética, lo que se les pueda ocurrir, seguro que Londres lo tiene.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s