Buenos Aires blues

March 25, 2013

Buenos Aires. Lunes 5 am.

Estoy despierta desde las 3.30 am. Era hora de volver a escribir.

Ayer volví a Buenos Aires luego de dos años.
Volamos 13 horas por Aerolíneas Argentinas sin poder utilizar los baños del sector izquierdo (el nuestro) que estaban clausurados desde el despegue. Tampoco pudimos usar los teléfonos móviles (ni siquiera en modo de vuelo). Por mas que uno quisiese esconder un móvil en un bolsillo y escuchar aunque sea un podcast, a los 5 minutos la azafata gritaba por el micrófono: “me está informando el piloto que los teléfonos están interfiriendo con los sistemas del avión. Por favor apáguenlos inmediatamente. Es póliza de la compañía.”
Esto no ocurre en ninguna otra aerolínea del mundo. Que alguien me lo explique por favor.

Vuelo AR 1181

Vuelo AR 1181

Desde que el gobierno tomó posesión de la línea aérea de bandera, no hacen otra cosa que promocionar las  maravillas que están haciendo con la flota y blablabla. Les digo una cosa: van a tener que esforzarse un poco mas en el servicio. Los cambios aún no se ven. La comida es patética. El entretenimiento a bordo no existe. La pantalla se ve a 2 colores, los auriculares no funcionan. Y encima no te dejan usar los teléfonos en modo de vuelo. Como diría mi amigo Hoff, viajar en Aerolíneas es una buena oportunidad para encontrarse con uno mismo.

En el lado opuesto a esta crítica, tengo que decir que la nueva terminal del aeropuerto es fantástica. Las renovaciones que han hecho hacen parecer a Argentina como un país del primer mundo. Al menos hasta que uno sale de ahi.

Volver a Buenos Aires nunca es fácil. Hay demasiados recuerdos, vivencias, emociones que vienen a la mente todas juntas en cuanto uno aterriza acá. Me tarda unos días readaptarme a este caos. Amo esta ciudad pero es un amor contradictorio y complicado. A la larga siempre igual, termino reconciliándome con ella.

Alquilamos un departamentito en San Telmo, mi barrio preferido. Nunca se sabe lo que te va a tocar, siempre se ven lindos por internet. Es sencillo, y tiene vista a un patio interno, que la dueña calificó como un “pulmón de manzana” destacando que es tranquilo y no se escucha nada. Nos pidió que cerremos la llave del agua cuando no estamos, porque alguien del edificio se quejó de que pierde agua por algún lado.

Después de un día agotador en que el cuerpo y la mente están preguntándose donde están y no registran el nuevo huso horario… intento dormir 3 horas corridas para ser despertada en el medio de la noche por el insportable zumbido de un mosquito. Después de varios manotazos sin éxito, prendo la luz y caigo en la cuenta de que no hay mosquiteros en las ventanas, y que no era un mosquito, que ya alcancé a cazar, sino varios.

A eso de las 4 de la matina chateo con mis amigos en Australia e intercambiamos opiniones sobre distintas ciudades.

4 y media y no hay caso, decido levantarme a meditar. A falta de almohadones agarro 2 toallas y desde ya les digo que no es lo mismo. Meditar en Buenos Aires sobre 2 toallas y con mosquitos zumbándote al oido es una prueba de fuego para cualquier principiante. Intento de todas maneras dejarme llevar por el arte de hacer nada, y pienso en la ventaja de que 20 minutos de meditación equivalen a 2 horas de sueño… pienso en cuánto falta para que abra la panadería… y escucho ruidos, muchos ruidos en los caños del baño de este tranquilo pulmón de manzana.

Y me viene a la memoria un recuerdo exquisito. Un relato de Julio Cortázar. El discurso del oso. Lo busco en YouTube y acá lo comparto con ustedes, ya que me parece un cuento extraordinario.

Es hora de que abran las panaderías y este post está llegando a su fin. Me alegra haber vuelto. A Buenos Aires. A San Telmo. A escribir. A reencontrarme con ustedes. Esto irá fluyendo de a poco.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s