Hasta siempre Pocho

May 23, 2016

Ya pasaron veinte días desde que te fuiste. Quizás ya estabas cansado de la vida, aunque no lo contabas. Cada vez que hablábamos, vos decías que estabas bien.

Me da mucha pena no poder haber tenido una conversación con vos en este viaje. Estábamos los tres para verte, para acompañarte, para recordarte que te queríamos… a nuestra manera, un poco extraña de querer, que tenemos nosotros.

Siempre voy a recordarte por brindarme una infancia feliz, por haber estado ahí siempre que te necesité, por habernos transmitido tus valores, por apoyarme en todas mis locuras.

Gracias. Fue mucho lo que nos diste a todos. Espero haber podido aportar algo para aliviar tu tristeza de tantos años. Vos nos tuviste siempre presentes. Aunque a tu modo, te preocupabas por nosotros y nuestras vidas, aportando alguna ayuda.

papá y yo en el pejerrey club

 

Cuando pensé en una canción para recordarte, se me ocurrió “Adiós Nonino” de Piazzolla. Pero inmediatamente me vino un recuerdo tuyo, diciéndome que Piazzolla no hacía tango y se me dibujó una sonrisa. Porque en eso no coincidíamos.

Así que busqué otro tango, uno de verdad, con poesía profunda como te gustaban. No sé si era tu preferido, pero desde luego es uno de los míos.

 

 

Me quedo con todos tus recuerdos, tus historias, tus recetas y tus anécdotas. Espero que te hayas reencontrado con tu amor.

Hasta siempre viejo querido. Seguiremos adelante con tristeza, escuchando a Goyeneche de tanto en tanto, imaginando que estás bailando un tango en algún otro lugar lejano. Hasta siempre Pocho.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s